Manantial de Serendipias Ju

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

df

 

Julio, pasan los meses y sin darnos cuenta estamos más cerca de otro año. La vida nos presenta una nueva faceta. Recordamos metas que ya están olvidadas

y que las arrinconamos junto con sueños y ambiciones que alguna vez tuvimos, pero que el tiempo ganó por lo mientras la apuesta, o al menos eso es lo que nos decimos.

Pero nunca es tarde, la vida no tiene hora, no se acuesta ni se levanta, ella sigue y así seguimos todos; nos damos cuenta que nuestra realidad no se compone de segundos ni minutos: se compone de momentos, de pláticas a mitad de la noche, de carcajadas con amigos. Es una recolección de lo que te hace ser tú. 

Cuando entiendes esto, es cuando puedes empezar.

 

Trygghet (sueco)————————————— “El sentimiento de seguridad y protección asociado con sentirse acogido y relajado justo en el momento donde todo a tu alrededor es detestable”.  Desde mi balcón se puede ver el cielo gris, las nubes cargadas de agua y los sonidos de los truenos. Lo primero que viene a mi mente es la técnica claroscuro, cómo la sombra y la luz crean magníficas obras de arte. Un juego de niños donde gana el que hace las nubes más aborregadas y pomposas. Ya que a pesar de saber que una tormenta se acerca, un estado completo de estabilidad y tranquilidad se apodera de mi cuerpo y mente. Todo se siente bien.

 

Desiderium (latín) ————————————“El anhelo de algo que fue tuyo y ahora está perdido”. El olfato es uno de los sentidos más importantes. El ser humano es capaz de distinguir entre 10,000 olores diferentes. La mente y los aromas son las armas de melancolía más importantes, de tal modo que aquel que posee la fórmula, puede revivir a los muertos, cambiar las estaciones o quebrarle el corazón a un ser humano. Y es que cuando nos cruzamos con un perfume conocido, deseamos que se impregne, que se adhiera fijamente a nuestro cuerpo, recordando que alguna vez eso nos perteneció, y ahora solo queda el recuerdo.

 

Goya گویا  (urdu) ————————————— “Es la suspensión momentánea de la incredulidad que se produce cuando la fantasía es tan precisa que temporalmente se convierte en realidad”. Una historia bien contada tiene la asombrosa capacidad de convertirse en una cápsula espacial, donde no importa el lugar, la época o incluso las leyes de física poco importan. Estás tan absorto en este nuevo mundo que nada es imposible. La fantasía deja de ser falsa y se convierte en una estación turística donde tienes la facilidad de irte y regresar cuantas veces quieras. No tienes que tener ningún permiso concedido por algún gobierno, solo necesitas a alguien que quiera y que sepa contarte su historia; mientras tanto tú, nervioso, te abrochas el cinturón y dices: “Puede empezar”. 

 

Heimat (alemán) —————————————— “El lugar al que puedes llamar hogar, incluye un sentimiento de pertenencia, aceptación, seguridad y conexión”. -No te pases toda una vida buscando un lugar para llamar hogar; haz que los huesos en tu esqueleto sean la única estructura que necesites.- H. Hendrick.

Cada parte de mi cuerpo sostiene a otra, un árbol de navidad donde cada foco es parte de una serie de luces, adornado por esferas de distintos tamaños y colores. Incluso hay unos que tienen listones haciéndolos lucir más atractivos. Empezamos a entender que no solo somos órganos y aparatos. Contenemos transportes, música, bailes e inventos. Solo falta poner la estrella en lo alto del árbol y una vez prendido deseamos estar en nuestro hogar. Pero para nuestra sorpresa ya estamos en él. 

 

Morita (kilivila) ————————————— “Algo que es conocido por todos pero nunca se discute abiertamente”. Las gotas de sudor le corren en la frente, desesperada se frota los dedos esperando a que se le olvide la pregunta. El color bermellón se le sube hasta la frente y las palpitaciones cada vez son más.  -Ya te dije que esas no son preguntas que se deban hacer, hija-. Sonríe nerviosamente esperando que sus amigas no se hayan dado cuenta de lo que está sucediendo. Mientras tanto la niña de aproximadamente siete años de edad la jala de su falda color mostaza, diciéndole y esta vez en un tono más alto: -Pero mamá ¡¿Por qué no me puedo cortar el cabello como los niños?!