Cómics, el poder de los trazos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

 

Hablar de cómics pareciera algo inmaduro y sin interés, esto según aquellos cuadrados intelectuales conservadores y celosos de la llamada alta cultura. Pero hablar de cómics 

 

 

implica más que hablar de dibujos y chistes, estos pequeños cuadernillos rectangulares que 

 

se publican semanal, quincenal o mensualmente. Es mucho más que eso. 

 

Los cómics, todas su versiones (viñetas, novelas gráficas, etc.) tiene un valor 

 

importantísimo dentro de la cultura y la idiosincrasia de un país, son representativos del 

 

mismo y sirven como soporte para los acontecimientos del día a día. Ahora los personajes 

 

que habitan estos mundos son un acontecimiento por sí mismo, series animadas de 

 

Avengers y La Liga de la Justicia, multimillonarias películas de Batman y Superman, 

 

nóvelas gráficas llevadas al cine como Van Helsing, Watchmen y 300, y cómo olvidar 

 

las entretenidas sagas de Marvel (ahora propiedad de Disney) que tanto han cautivado al 

 

mundo en los últimos años. En fin, los ejemplos son muchos y eso no es fenómeno nuevo, 

 

para nada, lo que sí es nuevo: 1) la impresionante cantidad de dinero que cuestan y sobre 

 

todo que generan, 2) el movimiento mediático que generan, tanto en medios como en los 

 

seguidores.

 

Desde que era niño he tratado de estar al pendiente de lo que sucede en los 

 

universos de los cómics, sobre todo en el de Marvel que es el que leía. Últimamente, la 

 

increíble cantidad de historias que se producen me hace imposible seguirlos como quisiera 

 

y comprar religiosamente mis preciados objetos cada semana, pero gracias a ciertas páginas 

 

especializadas puedo estar al corriente con las novedades. Incluso quien no está interesado 

 

en el mundo de los cómics se entera de lo que sucede, recientemente en medios de todo tipo 

 

y de todo el mundo resonaron dos noticias, la primera que Thor (el poderoso y viril Dios 

 

nórdico del trueno) sería mujer, la segunda que el honorable Capitán América sería negro. 

 

Recuerdo dos noticias de este tipo durante mi vida, la primera fue la muerte de 

 

Superman, de la cual se habló hasta más no poder y a la fecha sigue siendo tema recurrente 

 

en los grupos de amigos, referencia esencial para cualquiera que se interese en la pop 

 

culture; la segunda fue el asesinato del Capitán América, este último no hace mucho. Estos 

 

ejemplos, y los que anteriormente mencioné, son indicadores de que hay otros medios 

 

donde el mensaje puede ser tan poderoso como lo puede ser en los diarios o en la televisión. 

 

Se habla de que el mundo de lo impreso está desapareciendo, los más pesimistas 

 

afirman contundentemente que va a desaparecer, otros creemos lo contrario. El papel como 

 

soporte sigue siendo fundamental, sobre todo en países donde lo digital sigue siendo para 

 

los menos. También sería ingenuo decir que es mentira que los periódicos cada vez tengan 

 

menos tiraje, que algunas revistas han desaparecido para pasar a formar parte única y 

 

exclusivamente de la gran hemeroteca digital, es la verdad y cada vez será más evidente. 

 

Pero lo que también es una verdad más que evidente, y lo demuestran las multitudinarias 

 

convenciones como la de San Diego, los grandes tirajes, y claro, los millones de dólares, es 

 

 

que todavía nos quedan los cómics y un enorme poder en cada trazo, en cada viñeta.