La breve, pero legendaria tayectoria de Ritchie Valens

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

valens

 

Desde muy pequeña la música tomó una parte de suma importancia en mi vida, se convirtió en algo fundamental para mi día a día; recuerdo muy bien que cuando tenía cerca de siete años mi padre veía una película con mucha atención. Envuelta por la curiosidad me acerqué y le pregunté de qué se trataba, “…Es sobre Ritchie Valens, el cantante de La Bamba”.

 

 

Cuando mi padre dijo eso, el actor Lou Diamond Phillips comenzó a cantar la popular canción en la película. Ese recuerdo aún está presente en mi, y es por eso que este mes aplaudiremos la trayectoria musical de una leyenda del Rock & Roll, estamos hablando por supuesto de Ricardo Esteban Valenzuela Reyes, mundialmente conocido como Ritchie Valens.

Era estadounidense pero tenía descendencia mexicana, fue un pionero del Rock & Roll, Rockabilly y del Rock en español, su mezcla de ritmos, carisma y desde luego timbre vocal, lo convirtieron en uno de los artistas favoritos de los años 50´s; su carrera inició muy joven, pues a los 16 años de edad ya tocaba con una banda de California llamada The Silhouettes, tiempo después es descubierto por Bob Keane (propietario y presidente de la compañía Del-Fi Records) quien decide lanzarlo como solista, es ahí cuando le pide adoptar el nombre artístico con el cual lo conocemos ahora.

“La Bamba” fue el tema que lo catapultó al éxito, esta canción mexicana es originalmente un son jarocho, pero Valens incluyó una pizca de Rock & Roll, para que sonara totalmente diferente; otros de sus grandes éxitos fueron: “Donna”, “We Belong together”, “Come On, Lets Go” y “Framed”, por mencionar algunos. Su contribución a la música le otorgó una estrella en el paseo de la fama de Hollywood, dos estatuas hechas en su nombre y un lugar en salón de la fama del Rockabilly.

Lo lamentable en la vida de Ritche fue su trágico y prematuro deceso, pues el 2 de febrero de 1959 a los 17 años de edad,  perdió la vida junto a otros grandes músicos: Buddy Holly y The Big Booper, esto cuando la avioneta que los transportaba se estrelló en un campo de maíz en Iowa. Curiosamente el único miedo que tenía Valens era subirse a un avión, lo cual tuvo que hacer ya que el camión que los transportaría a su presentación se había descompuesto, debido a esto iban a ser trasladados en avioneta, la cual no llegó a su destino. 

Este fatídico día es nombrado como: “El día que murió la música”, pues la perdida no fue solo para los familiares de estos gigantes del género, sino también para cientos de fans alrededor de todo el mundo.

 

Las casualidades de la vida a veces son incomprensibles, pero lo mejor de Ritchie Valens se quedó con nosotros, me refiero a sus fabulosas canciones que seguramente prevalecerán por mucho tiempo e irán incluso de generación en generación, tal como me lo mostró mi padre, a quien le debo todo, pues los artistas que él escuchaba forman parte de mi biblioteca musical, la que seguramente heredaré a mis hijos.